top of page

Yo, tú, el, nosotros, ustedes, ellos. Siempre empieza con el YO.

Hace no mucho una persona muy cercana me dijo que mis fotografías no servían, que era muy mala fotógrafa, y me la creí, pensé que era para hacerme mejorar, pasa el tiempo y yo seguí con la inseguridad de mis fotografías, hasta que por necesidad (me quedé sin fotógrafo en la agencia) retomé la cámara y me redescubrí como alguien que amaaaaa profundamente fotografías, en todas sus facetas.


Hoy un influencier de esos que tienen miles de seguidores le dio “me gusta” a una fotografía que tomé y mi primera reacción fue de oraleeeeeeeee, le llamó la atención mi trabajo y la neta sentí bonito. Pero, peroooooo, ahí viene el buen pero, ¿porqué tengo que valorar mi trabajo o mi talento en las voces que hay fuera de mi? Si lo importante es lo que siento yo, cuando lo hago.


Si el corazón me pide fotografiar y cuando lo hago soy inmensamente feliz y esto no depende de los resultados. Obvio, el cliente debe de recibir un producto de la calidad que está pidiendo y a eso me comprometo, porque al final es algo técnico también, sólo que la sensación cuando estoy detrás del lente me hace sentir que estoy dando “click” a una forma en como veo la cosas y esta forma queda plasmada temporalmente. Y con el pasar de los años, esa imagen te cuenta a detalle quien era, qué quería decir y termina conectando con la emoción del momento que recorre un tiempo del “click” inicial al tiempo presente. Así es la fotografía para mi, amor por transmitir instantes desde mi perspectiva.

Y por eso y por muchas cosas más, amo la fotografía, bendito talento de locos.


La moraleja que no me pediste, pero pos ya andamos entrados en este asunto es la siguiente: La voz que necesitamos escuchar es la voz que nace de nosotros y que te mantiene encendido en tus pasiones. Y esa voz siempre será interna, lo externa son OPINIONES que puedes tomar en cuenta, las buenas y las malas, pero no dejarlas que HABITEN y callen tu voz interna.


Así que si amas cocinar y te dicen: que espantosooooo lo haces, quizá no es el paladar que buscas.

Si amas pintar y te dicen: mmmmmm que feos están tus dibujos, quizá no son los ojos adecuados. Ve la historia de Maud Lewis, pintora canadiense de Folckor (Película en Netflix Maudie)

Si amas cantar y te dicen que lo haces espantosoooooo como cabra, quizá no son los oídos adecuados y recuerda la facturación de Shakira mi comadre.


Oigamos nuestros voz, esa voz que te impulsa a sacar lo mejor de ti, uyyyyy esa voz por algo en literatura se llama PRIMERA VOZ.


11 visualizaciones0 comentarios

Opmerkingen


bottom of page